viernes, 23 de septiembre de 2011

El coloquio de los perros

Viernes, 11 de noviembre de 2011
20:30
Teatro
Morfeo Teatro

Interpretado por Francisco Negro y Mayte Bona, con la colaboración de Felipe Santiago en "La Cañizares".




La puesta en escena de El coloquio de los perros está basada en la famosa novela que le da el nombre. Cervantes escribe esta su última novela ejemplar en el ocaso de su vida, demostrando una ironía maestra que le hace adelantarse a su tiempo con una narración sin par.
Escenifica la conversación entre dos perros, llamados Cipión y Berganza. Al comprobar que han adquirido la facultad de hablar durante las noches, Berganza decide contar a Cipión sus experiencias con distintos amos, recorriendo lugares diversos de la España de la época.
El relato de Berganza está construido según los principios estructurales básicos de la novela picaresca. Mediante el contrapunto de los comentarios del otro perro, Cipión, un viejo y taciturno Cervantes reflexiona sobre las relaciones entre la verosimilitud y la realidad, y lo más importante, sobre la frágil fraternidad del ser humano.


Como es norma formal en la compañía, pretendemos ofrecer al espectador un reflejo lo más fiel posible del original que escribiera el autor, respetando el estilo, modos de habla, y ubicando la acción en un espacio y tiempo acorde al momento en que fue escrita, limando las asperezas del clásico, y facilitándole tanto su comprensión literaria como el más franco entretenimiento.
En nuestra propuesta de El coloquio de los perros se han cambiado los papeles originales que protagonizaban dos perros (y de una evidente ambigüedad a la hora de plasmarlos) por el de un hidalgo depauperado y un mendigo harapiento, también "perros" desheredados de la fortuna, que, con el mismo afán que Cervantes, narran sus experiencias entre lo amargo y la comedia.
Otro rasgo específico de nuestro trabajo es presentar los montajes en una estética verista de época; así pues los vestuarios son fiel reflejo del vestir del principios del XVII, de fina factura y acabados.
El decorado se comporta como un marco que permita la ensoñación de la trama, en este caso unos telones y gasas pintados que muestran un paraje tenebroso, teniendo una utilidad estética importante, no como simple amparo de la acción sino como elemento espectacular, de gran vistosidad.


[Si deseas obtener más información, puedes visitar la web de Morfeo Teatro.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario